Inicio Blog

Atención al cliente: 93 - 241 41 71

Franck Pascal, un champagne natural hecho con mucho amor.

- L'Excellence

Franck Pascal, un champagne natural hecho con mucho amor. FRANCK PASCAL, creador de Champagnes para la vida!

" Pequeño artículo en el que el mismo Franck Pascal nos explica el porqué de su éxito y como consigue elaborar un vino tan exquisito sin aditivos ni productos químicos."

Cuando uno es "Domaine bio/biodinámico" y el tiempo no acompaña, tenemos la oportunidad de aprovechar la energía y la vitalidad de la materia viva para ayudar nuestras viñas.

La vida orgánica tiene una parte visible y palpable y una parte no visible. La combinación de las dos crean vitalidad, precursora de la salud.

Porque deberíamos reconectar a las energías vitales?
 
Cuando un órgano o tejido del cuerpo no tiene acceso a su energía vital, existen dos patrones.

En primer lugar, el órgano o tejido compensará buscando la energía en otros órganos u otros tejidos... de manera que se reduce la vitalidad de una zona de tejido orgánico aun más grande. Esto puede debilitar el racimo y hacerlo más susceptible al oídio y al mildiu. Ahora explicaremos el por qué en el segundo punto.

En segundo lugar, a medida que la célula o tejido no es capaz de volver a conectar con sus energías vitales, se desvitaliza. Pierde su vitalidad, por lo que entra en vibración ya que no logra mantener una alta energía. Al caer la vibración, hay un momento en el que se cruzan las frecuencias de los hongos tales como el moho y el moho polvoriento.

Las setas están aquí en la  naturaleza para degradar lo que está desvitalizado. Degradando lo que está desvitalizado, los tejidos vuelven a la tierra y la vida será capaz de crear algo nuevo de este proceso.

Por ello, estoy convencido desde hace ya algunos años que todo es un tema de vitalidad. Si la viña tiene una gran vitalidad, el hongo no estará en la misma frecuencia y por ello la uva estará auto-protegida sin la necesidad de elementos químicos.

Desde mi perspectiva, el moho solo degrada el tejido vivo cuando a este le falta vitalidad, cuando tiene falta de energía y por ello en la misma frecuencia.

En definitiva, es mucho mejor prevenir los patógenos que curarlos.

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad.